El teletrabajo ha venido para quedarse: las grandes empresas pactan un manifiesto para impulsarlo

El teletrabajo ha venido para quedarse: las grandes empresas pactan un manifiesto para impulsarlo
Portrait of smiling freelancer sitting at home in front of compu
  • Estefanía Harana Suano

El estado de alarma declarado el 14 de marzo de 2.020 ha provocado que la manera de trabajar haya cambiado de manera brutal en muchos sectores. Cuando antes ni siquiera planteaba, ahora resulta que la mejor opción es el “teletrabajo” y parece ser que no va a ser algo a corto plazo, sino que ha venido para quedarse.

Realmente estamos ante una auténtica oportunidad, ya que la cuestión referente a la conciliación laboral y familiar se ve beneficiada gracias a la potenciación del teletrabajo. Es por ello, que desde la asociación de mujeres juristas Woman in a Legal World (en adelante, WLD) y 50&50GL han promovido un pacto con una declaración de 12 causas y 12 propósitos para impulsar el trabajo desde casa consiguiendo así promover un cambio fundamental en la cultura empresarial.

Esta alianza ha unido a grandes compañías y empresas tales como Banco Santander, EY, KPMG, PwC, Accenture, Sagardoy, Broseta, Écija, Roca Junyent, Pinsent Mansons, así como los consejos generales españoles de Abogacía, Notariado y Graduados Sociales, el Colegio de Registradores, la CEOE, la Cámara de Comercio y ESADE.

El principal valor es integrar el trabajo junto a la actividad presencial dentro de una nueva cultura empresarial más flexible, respetando siempre los derechos básicos del trabajador como puede ser la desconexión digital o la confidencialidad, según a declarado Gloria Lomana, presidenta de 50&50 GL.

Por tanto, estamos ante una nueva cultura empresarial que combine ambas modalidades de trabajo si en función de la naturaleza y objeto de la relación laboral se permita. Pero para ello, uno de los principales propósitos que se plasman en el manifiesto es la importancia del impulso de la digitalización tanto en el sector público como el privado para poderse llevar a cabo de manera efectiva esa transformación organizativa y poder implementar el teletrabajo, mejorando también los sistemas de conectividad que resulta básico para la eficiencia de los sistemas.

Por otro lado, hay que destacar que a pesar de que se realice el trabajo desde casa hay que proteger los derechos de los trabajadores de manera que es importante garantizar el derecho a la desconexión digital para preservar la salud de los mismos evitando la fatiga informática pero también impulsar la productividad empresarial. Es decir, estamos ante una nueva realidad que debe enfocarse a evaluar por objetivos el rendimiento de los empleados sobre la base de criterios de eficiencia y para conseguir mejorar la productividad. Para ello, deben implementarse también políticas internas y un plan de accesión al que accedan todos los empleados para el trabajo desde caso y su combinación con el empleo flexible. Se deben establecer métricas para evaluar el grado de implantación de las medidas adoptadas, su eficiencia, así como el impacto para la salud física y mental del trabajador y su motivación.

Para conseguir la efectividad del teletrabajo, en primer lugar, debemos tener a nuestros trabajadores formados en competencias tecnológicas y garantizar la asistencia en remoto para eliminar las desigualdades entre trabajadores por razón de edad o condición. Pero, además, es primordial generar un entorno colaborativo y promover la comunicación entre directivos, trabajadores y los distintos equipos a través de videoconferencias o llamadas telefónicas evitando así el aislamiento social y generando ese sentimiento de equipo y pertenencia para conseguir esa eficiencia que se busca a través del teletrabajo.

Por último, también este modelo de organización potenciaría una reducción importante de la huella de carbono de las empresas al eliminar desplazamientos a la oficina implantando así una movilidad verde.

Como vemos, la alianza plasmada en este manifiesto vislumbra una clara oportunidad y tras haber sido trasladado al Consejo de Ministros se espera una buena acogida por parte de las empresas en estos tiempos difíciles que corren, ya que el teletrabajo ya no es el futuro, sino el presente.

 

Actualidad

Despachos