El sector hotelero se enfrenta a nuevos desafíos ante la incertidumbre que afecta a su tejido productivo, necesitando ser rescatado

El sector hotelero se enfrenta a nuevos desafíos ante la incertidumbre que afecta a su tejido productivo, necesitando ser rescatado
hotel2
  • Virginia Pérez Sierro

La importancia del turismo en España se da en sus cifras, ya que representa más del 12% del PIB que se traduce en 147.946 millones de euros. El sector hotelero en 2019 obtuvo una facturación de 17.000 millones de euros, generando 1,7 millones de empleos directos dicho año.

Pese a su importancia, ahora este sector se enfrenta a una serie de desafíos como es la renegociación de sus relaciones contractuales permitiendo acordar una redistribución de los riesgos inherentes al negocio jurídico. También se enfrenta a contratos de arrendamiento, de financiación, de gestión hotelera, contratos comerciales, de turoperadores, etc. Todo ello debe hacerse basándose en una serie de principios, principios como el del artículo 1284 del Código Civil, de conservación de los negocios jurídicos, o del artículo 7.1 del Código Civil, el principio de buena fe.

Por otra parte, se enfrenta al desafío de conseguir un equilibrio financiero. La falta de liquidez empuja a una reevaluación de los planes de negocio y a un crecimiento de operaciones corporativas, entrada de socios, fusiones y/o absorciones, refinanciaciones y venta de activos. El sector hotelero, por ello, se ve obligado a recurrir a financiación externa, no solo financiación de entidades de crédito o entidades públicas, ayudas o subvenciones, sino también otras fuentes y oportunidades de direct lending a través de capital de riesgo o gestores de deuda y value added investors, como fondos de capital inmobiliario privado, inversores core, como los family office, inversores institucionales y otro tipo de inversores patrimonialistas.

En base a todo ello el sector demanda la aprobación de un plan paneuropeo de recuperación del turismo.

Se necesita la implementación de medidas de política económica que faciliten la liquidez y disponibilidad de recursos. Se han establecido ya algunas medidas como por ejemplo las del Decreto-ley 2/2020 de 9 de marzo en Andalucía, o Decreto-ley 8/2020 de 13 de marzo de las Islas Baleares. Estas medidas están destinadas a incentivar la recuperación de la económica a través del fomento de energías renovables, la construcción de viviendas e infraestructuras indispensables para la sostenibilidad y la mejora de la oferta turística.

Por otro lado, la Caja de Ahorros del Mediterráneo, la CAM, y el Ayuntamiento de Madrid están tramitando proyectos de reforma normativa para agilizar la tramitación burocrática, y también sustituir ciertas licencias de obras, y de primera ocupación por declaraciones responsables.

Para conseguir la recuperación y el reinicio de la actividad hotelera se necesitará un apoyo real y económico al sector. Es muy importante para ello no subir los impuestos, sino bajarlos y priorizar el gasto publico productivo, como la formación y la inversión en innovación.

En necesario a la par que se salvaguarda la salud de los ciudadanos, reactivar el aparato productivo de forma inmediata, y especialmente los sectores clave para la economía. Esta forma de reactivarlo será a partir de la rapidez, el consenso, la coordinación público-privada y de las diferentes administraciones entre sí, consiguiendo así afrontar la batalla de la recuperación y reformar estructuralmente la industria turística.

 

Actualidad

Despachos