Facturación electrónica y monitorización del rendimiento: una realidad para los despachos de abogados

Facturación electrónica y monitorización del rendimiento: una realidad para los despachos de abogados
facturacion
  • Mariam Garcés García-Cabanes

Comienza la etapa postcovid. Se reanudan ciertas actividades y vuelven a la carga todos los servicios profesionales. Por ello, los despachos de abogados -que han apostado por desarrollar procedimientos de legaltech en la etapa de confinamiento- comienzan a poner en práctica herramientas tecnológicas que no sólo aceleran los procedimientos legales, sino que también van a servir para la facturación telemática de los servicios.

En este sentido, la creación de portales on-line mucho más accesibles para los clientes es fundamental. En el caso de los despachos, se ha profundizado en la idea de crear portales que agilicen la comunicación entre cliente y abogado.

El cliente podrá acceder a dicho portal y encontrar la documentación que le concierne, así como firmar contratos y conocer los avances sobre su caso en todo momento. Y es que, si se han podido obtener -dentro de lo que cabe- algunos beneficios durante esta complicada etapa, estos han recaído indudablemente sobre la puesta en marcha de nuevas formas de comunicación y aceleración empresa-cliente.

La facturación por horas es uno de los trámites más cuestionables, ya que el tiempo de dedicación del abogado al asunto del cliente no siempre es fácil de demostrar. Por ello, las plataformas legaltech han desarrollado sistemas que no sólo servirán para la facturación telemática del servicio, sino también para acreditar el tiempo dedicado al cliente. Así pues, el abogado trabaja la documentación del cliente accediendo a su ficha, momento en el que se empieza a computar el tiempo, debiendo indicar el número de horas dedicadas, y a su vez el cliente tendrá acceso a este seguimiento.

Una plataforma que permitirá al cliente estar informado en todo momento de cualquier evolución sobre su asunto, proporcionando mayor confianza y tranquilidad sobre aquellos asuntos que requieren una constante actividad dentro del sector jurídico.

Podría tratarse de la solución para acabar con la desconfianza en algunas fases de la facturación, o simplemente para implementar más mecanismos de innovación que aporten seguridad y transparencia.

Lo cierto es que las nuevas herramientas tecnológicas no dejan de sorprender al sector legal que, precisamente, se encuentra en una etapa de constante innovación de sus procesos, gracias al universo digital.

 

Actualidad

Despachos