Hoy entrevistamos a Antonia Chinchilla, autora del ensayo «Violencias silenciadas» que se presentará el 4 de marzo, en el Casino Militar de Madrid

Hoy Magnolia Fernández, Directora del medio Informativo Jurídico entrevista a Antonia Chinchilla, Abogada experta en materia penal y violencia de género para anunciar la próxima presentación del libro VIOLENCIAS SILENCIADAS, en Madrid. Como escritora Antonia Chinchilla ha publicado, entre otros títulos: Herramientas Para Enfrentarse a la Crisis, Inteligencia Emocional y Crisis o El Enriquecimiento Ilícito.
Hoy entrevistamos a Antonia Chinchilla, autora del ensayo «Violencias silenciadas» que se presentará el 4 de marzo, en el Casino Militar de Madrid
Antonia chinchilla

7 de febrero, en Madrid

 

Magnolia.- Tras consultar con mucha atención el libro que has escrito y que lleva por título «VIOLENCIAS SILENCIADAS» en primer lugar he felicitarte Antonia por este manual que, como bien dices, expone un tema tan silenciado.

Si me permites, explicaremos a nuestra audiencia que eres una abogada de muchísima competencia y amplia experiencia real ya que eres Directora de GAPAVI Gabinete de Ayuda a Víctimas de Violencia, Presidenta de la Asociación Política, Social y de Igualdad APSEI, además has impartido clases en la UNED, siendo también  escritora en prensa nacional como La verdad, Las Provincias y Diario Información y en prensa internacional.
Me llama la atención, que muchos países hablan de las violencias silenciadas pero en España no. ¿Hay alguna razón que justifique esto?

Antonia Chinchilla.- España está situada por debajo de la media europea en violencia de género. Parece una buena noticia, pero no es motivo de alegría porque estamos hablando de cifras de víctimas, aun siendo menores, no nos deja los números a cero.

Sin embargo, la estadística invita a la reflexión sobre si conocemos la realidad de lo que está sucediendo en este país. Sin ir más lejos, el Instituto Europeo de Igualdad de Género informó que en 2015 perdieron la vida en manos de sus agresores 491 mujeres, y esto es alarmante.

Magnolia.- Antonia, estás viviendo de cerca muchísimos casos y defendiendo a víctimas cada día desde los gabinetes jurídicos en Alicante, Valencia y Madrid con cobertura a clientes en toda España ¿crees que esas cifras expuestas obedecen a la realidad?

Antonia Chinchilla.- Esas cifras no pueden ser reales por varias razones. En primer lugar, porque hay regiones que carecen de medios para recoger datos. Además, existen estados que no contabilizan o gestionan bien la información recabada. En tercer lugar, hay lugares donde no existe una unidad de criterios a la hora de recabar reseñas. Por esa razón hay países que han creado organismos especiales para recoger las cifras mostrando un interés en llegar a visualizar la realidad de la situación.

A pesar de todo lo dicho, en España queremos creer que estamos en la cumbre de la lista en cuanto a cifras de violencia de género cuando no es cierto, no llegamos ni a la mitad de la misma comparados con Europa.

Magnolia.- Dicho esto, ¿Consideras que si se produjeran cambios en el ámbito legal en nuestro país disminuiríamos las cifras de victimas?

Antonia Chinchilla.- Creo que hemos sido un referente de cara al exterior en esta materia. Por ejemplo la Ley de Violencia de Genero, Ley Orgánica 1/2004 fue avanzada en tratar de manera integral necesidades y derechos para afrontar la violencia a mujeres. Es muy basta, porque va más allá de las penas abordando materias esenciales. A pesar de ello, salta a la vista de que se queda escueta y necesita imprescindibles mejoras. Hombres, colectivos LGTBI y niños quedan desprotegidos porque no se están teniendo en cuenta las necesidades y protección particular adecuados a cada grupo. ¿Acaso no son todo personas?

No hay más que leer la exposición de motivos cuando dice que la violencia de género “se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión”. Pero en su aspecto preventivo no protege a los hombres que no son maltratadores y son denunciados por mujeres. O una mujer lesbiana que es agredida por su pareja mujer. ¿No tiene el mismo valor como mujer la que tiene una pareja hombre a la que tiene una pareja mujer? ¿Deberían asistirle los mismos derechos? Y sin olvidar los más importantes, los menores que viven la violencia entre sus padres y son las grandes víctimas y para nuestra desgracia serán los posibles maltratadores de mañana.

En 2018 el gobierno de España anunció que sería modificada para adaptarla al Convenio de Estambul, marco europeo sobre este tema adoptado en 2014. Así son las cosas.

Magnolia.-  Pero las Leyes avanzan y se crean según las necesidades de la convivencia y el interés de la sociedad. ¿Cómo visualizas el marco legal en España? ¿Crees que está estancado o que por el contrario que progresa adecuadamente?

Antonia Chinchilla.- Creo que en nuestro país contamos con un marco legal que está bastante actualizado, pero aún quedan dos grandes losas, la Ley de Violencia de Genero y la de procedimiento penal. Esta última, la que tenemos es desde hace dos siglos. Imagínate. Resulta increíble que pertenezca al siglo XIX  la Ley del procedimiento penal que es por la que más procedimientos pasan. Esto provoca una lentitud tremenda en los Juzgados, por una demora en los tiempos para la resolución de conflictos vía judicial.

El procedimiento penal está muy repleto porque hay un gran número de jueces, pero están dedicados a la instrucción. Si esos jueces se distribuyeran y los dedicaran a resolver problemas y a juzgar, se agilizarían los procedimientos penales. Una solución que resolvería muchos de los problemas específicos que se plantean en  la justicia.

Magnolia.- Hablabas de los colectivos desprotegidos hombres, LGTBI, menores… ¿Cómo crees que podría llegar a solucionarse esta alarmante situación?

Antonia Chinchilla.- Existe la imperiosa necesidad de crear leyes y juzgados específicos que protejan todos los colectivos de la violencia. Son problemas dentro del ámbito penal que hay que afrontarlos y darles una solución para que el sistema funcione.

Porque por muchos convenios, declaraciones o Leyes como tenemos, parece que no es bastante. Hay más denuncias y más muertes. Se necesita erradicar las conductas violentas. Que se termine con el neo-machismo y las denuncias falsas. Que se proteja por igual a todas las personas con regulación y protocolos de actuación y juzgados específicos. Y por supuesto que se siga protegiendo con la fuerza al máximo a las mujeres victimas de violencia machista. El problema es que la mayoría de las mujeres que mueren a manos de sus agresores, jamás denunciaron por miedo a las represarías. Por eso hay que actuar antes.

Magnolia.- ¿Por qué no se informa de la situación ni se habla de todas esas víctimas silenciadas? ¿Cómo les afecta el funcionamiento del sistema actual y qué considera que se puede hacer para mejorar la situación de las mismas?

Antonia Chinchilla.- La gravedad del problema es más de lo que se informa en los medios de comunicación. Hay empezar por distinguir entre víctimas y agresores, no entre mujeres y hombres. Hay que luchar por la indefensión de los sufridores pasivos. Castigar severamente a toda mujer que utilice la herramienta legal, como una macabra picaresca, con interés de beneficio personal con denuncias falsas que arruinan la vida de los hombres no maltratadores. Los intereses de un divorcio deben girar entorno al interés del menor y no de los intereses particulares de los progenitores. Hay madres que convierten a sus hijos en rehenes.

 

Magnolia.- Como abogada, imagino que habrás llevado muchos divorcios donde ha defendido los intereses de sus clientes. ¿Qué opinas sobre la custodia compartida?

Antonia Chinchilla.- Una custodia no es el trofeo de la venganza, hay mujeres que denuncian por conseguirla sin entender que no se deben romper los lazos afectivos. Creo que es un error tener miedo a una custodia compartida porque el menor necesita poder disfrutar de su padre y de su madre en igualdad de condiciones. Ante todo, los padres de los menores deben actuar con sentido común y llegar a acuerdos mediante los cuales los hijos en común sean los ganadores de esta lucha.

 

Magnolia.- Me queda claro Antonia, como me decías  antes de esta entrevista, que tu libro VIOLENCIAS SILENCIADAS surge para ayudar a las personas que son víctimas y sufren como consecuencia del mal funcionamiento del sistema. La mayoría de las veces se es víctima de violencia sin saberlo. Una gran labor. Por cierto… Y por último Antonia, la pregunta que pretende que dé pie a que tu libro  sea conocido y con él se resuelvan todas las demás incógnitas de este tema tan lamentablemente de actualidad ¿Cuándo vamos a poder asistir a la presentar el libro en Madrid?

Antonia Chinchilla.- Próximamente en Madrid en el Casino Militar, os invito a asistir el día 4 de Marzo de 2020, en Calle Gran Vía, 13, 28013, a la redacción editorial de informativo jurídico y todos los lectores del medio.

Para confirmar la asistencia, quien esté interesado en acudir a la presentación, puede enviar un mail a [email protected] , ya que el aforo es limitado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Actualidad

Despachos