El TC ampara por primera vez el derecho de los presos a comunicarse con la prensa. #CompartirConocimiento

No existía, hasta ahora, pronunciamiento del Constitucional al respecto.
El TC ampara por primera vez el derecho de los presos a comunicarse con la prensa. #CompartirConocimiento
tribunal constiucional

Elena Navarro Barragán,

Colaboradora editorial.

@elenanav78

 

Sentencia sin precedentes del Tribunal Constitucional (TC). Reconoce el derecho a la libertad de expresión de las personas presas, el derecho a la libertad de información de los profesionales y el de la población a ser informada de asuntos de interés público.

La sentencia viene a dar respuesta al recurso presentado por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDH-A), tras la negativa de la cárcel de Córdoba a que un preso pudiera conceder una entrevista a un periodista. Esgrimió que no existía motivación que justificara la necesidad de dicha comunicación, ni existían garantías suficientes que aseguraran el mantenimiento de la seguridad y buen orden del establecimiento. El periodista ya realizó una primera entrevista al preso accediendo al centro penitenciario como una visita regular y sin identificarse como profesional ante las autoridades penitenciarias. La entrevista publicada, donde el reo se quejó del trato recibido en el centro, le valió la privación durante un mes de paseos y actos recreativos comunes por haber hecho ese “mal uso” de la comunicación.

El Tribunal, en su sentencia, declara que: “De todo lo dicho se desprende que el interno, mediante la comunicación mantenida con un periodista en fecha 25 de abril de 2016 y la publicación posterior de parte de su contenido ejerció legítimamente su libertad de expresión e información” y que «por esa razón, resulta inadmisible a la luz de la doctrina constitucional ya expuesta, que la denegación de una nueva comunicación con ese mismo medio informativo se basara, ‘de facto’, en un supuesto -mal uso- de esa libertad, como dan a entender en la administración penitenciaria y, después, los órganos judiciales que resolvieron los distintos recursos interpuestos por el recluso. Porque la denegación se puede interpretar como reacción por haber ejercido esas libertades en un sentido que no fue del agrado del centro penitenciario, siendo su verdadera finalidad evitar una nueva publicación cuyo contenido pudiera volver a disgustarle».

La Sala Segunda del Constitucional recuerda que “el control previo de contenidos no está amparado constitucionalmente”, y que el acuerdo del Centro Penitenciario de Córdoba queda nulo por vulnerar sus derechos a “expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción y a comunicar libremente información veraz por cualquier medio de difusión”.

 

Fuente: Global Economist & Jurist

 

Actualidad

Despachos