Lotería de Navidad compartida por Whatsapp, una nueva realidad y la preocupación por su legalidad #CompartirConocimiento

Como se suele decir: ‘’el mejor premio es compartirlo’’ pero...¿por Whatsapp? Tenemos que prestar especial atención en este nuevo método de comunicación y la problemática de la casuística probatoria ante la jurisdicción sobre la certeza del hecho que nos ocupa.
Lotería de Navidad compartida por Whatsapp, una nueva realidad y la preocupación por su legalidad #CompartirConocimiento
Captura de pantalla 2019-11-27 a las 21.50.10
Estefanía Harana Suano, Colaboradora Editorial.
@fannylaw92

Se acerca un día de gran ilusión para los españoles, solo queda una semana para el Sorteo del Gordo de la Navidad y todos estamos deseando ser agraciados por el premio y hemos contribuido a la compra de algún que otro décimo para conseguirlo. Pero en muchas ocasiones el cupón que resulta premiado es casualmente el que hemos compartido con familiares, amigos o compañeros de trabajo.

Las nuevas tecnologías originan que tengamos que adaptarnos a la nueva realidad social en todos los ámbitos de la vida cotidiana y, el sector referente al Sorteo de Navidad, también se ha visto alterado por las redes sociales o de mensajería instantánea como puede ser el hecho de compartir el décimo de navidad vía Whatsapp. Y eso genera conflicto actualmente y vamos a estudiar la cuestión.

Este tipo de comunicaciones de mensajería instantánea pueden ser aportadas como elemento probatorio en un proceso judicial como documento electrónico según se extrae de la Ley de Enjuiciamiento Civil (en adelante, LEC) en sus artículos 382 a 384 

Dicha legislación precisa que, esta proposición de prueba de quién pretenda alegarla ante un juez, debe ir acompañada por la transcripción escrita de las palabras contenidas en el soporte de que se trate y que resulten de especial relevancia para el caso y el proceso.  

De esta manera, el juez podrá analizar y valorar estos elementos de forma conjunta con otras pruebas que puedan acreditar la copropiedad de dicho décimo como la testifical.  

El principal problema que nos encontramos en este caso es cómo probar la integridad y autenticidad del mensaje y, en caso de que el mensaje se encuentre en un dispositivo móvil ajeno, la necesidad de obtener autorización judicial para poder acceder al mismo. 

La doctrina se ha pronunciado al respecto y establece que son especialmente importante los siguientes elementos probatorios:

  • Una prueba pericial sobre la integridad de los mensajes, que recaerá sobre el propio dispositivo electrónico aportado por la parte interesada en la prueba.
  • La aportación del otro dispositivo electrónico implicado en la conversación que ha de ser probada, o de una prueba sobre su contenido (pericial o acta notarial); lo que resultará frecuentemente difícil porque será el dispositivo del propio acusado o de la parte contraria.
  • En caso de grupos de WhatsApp, donde la comunicación es multidireccional, también se podrá aportar al proceso otro u otros dispositivos electrónicos que participen en el grupo, junto con la testifical de sus respectivos titulares.

De esta manera es importante tener en cuenta que, para que una comunicación o conversación mantenida vía Whatsapp sea considerada un elemento probatorio apto, y que sea capaz de acreditar la participación en el décimo, es aconsejable seguir una serie de pautas como son las siguientes: 

  • Crear un grupo de Whatsapp únicamente para compartir dicho décimo de lotería solo con aquellas personas que van a ser parte.
  • Todos los miembros deben estar correctamente identificados debiendo indicar su nombre, apellidos y DNI así como su consentimiento para ser parte de este décimo. 
  • Subir una fotografía del anverso y reverso del décimo que es objeto de compra común entre los miembros del grupo de Whatsapp.
  • Identificar quién va a ser el depositario, es decir, el sujeto responsable de guardar el décimo, el responsable de ir a cobrarlo en caso de ser el cupón premiado y, por tanto, quién será el encargado de hacer el reparto posterior.
  • Indicar la aportación económica de cada uno de los participantes en la compra del décimo 
  • Es recomendable que cada miembro haga una copia de seguridad de la conversación donde se recogen todos los datos anteriores 

Como se evidencia de lo anterior, es posible que veamos un poco desconfiado el procedimiento a seguir, pero así nos salvaguardamos las espaldas si finalmente el décimo compartido resulta premiado y beneficia a todos los miembros del grupo. Para terminar resaltar que emuy importante disponer de una evidencia electrónica en forma de informe pericial en la que el perito verifica de dónde viene, a quién se dirige el mensaje y su contenido. Así, todos tenemos la tranquilidad de que la frase »el mejor premio es compartirlo» es cierta y podemos estar tranquilos de la legalidad de esa acción de compartir. 

Fuente Institucional

Actualidad

Despachos