El Tribunal Supremo admite la posibilidad de guardar la nota de un ejercicio para la siguiente convocatoria en una oposición. #CompartirConocimiento

El Tribunal Supremo admite la posibilidad de guardar la nota de un ejercicio para la siguiente convocatoria en una oposición. #CompartirConocimiento
opositores

Elena Navarro Barragán,

Colaboradora editorial.

@elenanav78

El Tribunal Supremo desestima el recurso de casación interpuesto contra la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, admitiendo la posibilidad de guardar la nota del primer ejercicio para la siguiente convocatoria.

La Letrada de la Junta de Extremadura constataba la imposibilidad material de ejecución de la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura en un proceso selectivo, debido al dilatado transcurso del tiempo desde que los aprobados tomaron posesión como personal laboral fijo, de ese modo todos deberían repetir el segundo ejercicio de la oposición, algo que traería consecuencias jurídicas desproporcionadas y contrarias a la equidad y los principios de buena fe y confianza legítima.

Como alternativa a la ejecución se propuso que a la recurrente se le guardara la nota del primer ejercicio y tenerlo por superado en la nueva convocatoria. El Tribunal Supremo cosidera que es la mejor opoción frente a la de privación de la plaza a más de doscientas personas que, por razones ajenas a su voluntad, podían ver peligrar su futuro personal y profesional al tener que repetir los exámenes con los consiguientes perjuicios personales y familiares y con un alcance, en muchos de los casos, irreversible.

Es por ello que una vez constatada la imposibilidad de ejecución de una sentencia en un proceso selectivo por el transcurso del tiempo, sí cabe reconocer una sustitución como la que aquí se oferta y declara. Para el Tribunal Supremo no se coloca de ésta forma a la recurrente en situación más perjudicial respecto de la que partió en la sentencia cuya ejecución se declara, procediendo a su sustitución.

Así mismo para el alto Tribunal, en el caso de autos la inejecución de sentencia se transformó en ejecución sustitutoria por lo que no acontece un perjuicio material, pero le da la razón a la recurrente al alegar los perjuicios morales derivados de la demora en optar la administración por la inejecución en sus etrictos términos, por ello se procede a una indemnización por daño moral que se fija en 20.000 euros.

Fuente Institucional: CENDOJ

 

Actualidad

Despachos